29 años del atentado de Hipercor en domingo de campaña electoral

Ayer fue 19 de junio.

Hace 29 años que ETA, bajo el mando de Santi Potros y Rafael Caride  del comando Barcelona, hizo  explotar un coche en el aparcamiento de Hipercor dejando 21 muertos y 45 heridos, mucho miedo, rabia, impotencia, vidas rotas, un trauma difícil de resolver y la política tocada por décadas. A quienes defendían sus ideas matando a los hijos y los padres de otros españoles, algunos representantes políticos nacionalistas y de izquierda radical hoy los van llamando “hombres de paz”,  los pasean por nuestros parlamentos y los ponen como ejemplo.

Ayer también fue el último domingo de la segunda campaña electoral en pocos meses. La prensa estaba muy ocupada con los candidatos, sus mejores ángulos y la gran noticia que supone una sucesión de actos donde se repite lo mismo que hace 8 meses y que hace pinta de ir al mismo sitio que entonces. Y esto lo digo a ojo porque  paso de largo en las hojas de los sondeos preelectorales, ya me disculparán la falta de interés.

Se llevó acabo el tradicional acto oficial con el Delegado del Gobierno y representantes de instituciones y partidos, acto al que por diversos motivos muchas víctimas han dejado de acudir, pero esa es harina de otro costal. Por la noche se reseñó el acto en los medios en un formato, al menos el escrito, bastante estándar, si no idéntico. Durante el día, exceptuando menciones de usuarios y asociaciones de víctimas en redes sociales el tema pasó más o menos desapercibido en los medios. Hubo dos  hornrosas excepciones;  Núria Navarro en  El Periódico quien recordó a  José Antonio Bañuleos, el médico  que era jefe de la “unidad de quemados” cuyo equipo se ocupó de los que llegaban al el hospital Vall de Hebrón y,   Ricardo Ruiz de la Serna en el Imparcial, que criticó duramente el lavado de cara que hoy se hace a los etarras.

Lo de la clase política, fue aún peor. Escenario tras escenario , acto tras acto, promesa va  y hashtag viene, aplicaron al 19 de junio aquello de “el muerto al hoyo y el vivo al bollo”. Por lo visto no era un día para rollos chungos, que la silla está en juego y el ombligo está  recién lavado y hay que lucirlo. Por la noche, en el debate de TV3  Juan Carlos Girauta  sí dedicó un recuerdo a las víctimas. Nada más, nadie más . No que yo sepa.

También es posible, poniéndome en el lugar de quien hace campaña,  que no lo hubiesen hecho porque después de  dedicar unas palabras al tema podía salir  una marea de iluminados equidistantes y oportunistas diciendo que utilizan a las víctimas para sacar provecho.Pero quizás ya es demasiado elucubrar. No nos podemos entregar a esas mezquindades.

En mi opinión, un minuto en un acto de campaña  de cada partido constitucionalista (porque de quienes invitan etarras al Parlament no espero nada) dedicado a aquellos que han sufrido en sus carnes el odio  a lo que nos une habría sido una caricia al votante, un honor a los muertos y un reconocimiento a los que viven marcados.

 

Anuncios

Un comentario en “29 años del atentado de Hipercor en domingo de campaña electoral

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s