Un míster en la ciénaga catalana

guardiola urnaPep Guardiola pidió ayuda a la comunidad internacional para que lo salven a él y a los suyos en un evento al que fue invitado por los del “popla”, los que acarrean cada 11-S en autocares a un montón de provincianos motivaos con bocata y refresco incluido al más puro estilo de los populistas mexicanos. Por lo menos hay que agradecer que al final el míster se enterase de que no lo invitaba el Parlamento sino el brazo happyflower y xenófobo de la manifestaciones de camiseta amarilla y los entusiastas de palo y barretina en la puerta de los tribunales los días de declaraciones  y juicios a golpistas.

Como el míster entiende de dar discursos motivadores, lanzó un mensaje de socorro a la misma comunidad internacional que mira para otro lado cuando Nicolás Maduro saca las fuerzas armadas de su dictadura a la calle para reprimir a tiros a los chavales que se manifiestan contra el narcoestado autoritario, vendepatrias y asesino. Este pobre oprimido con pintas de exalumno de colegio trilingüe de Pedralbes no tiene suficiente con pedir ayuda para lo suyo a quienes pasan de puntitas sobre los peores conflictos de nuestros tiempos y encima tiene la osadía de llamar “estado autoritario” a España y acusarlo de violar los derechos de los catalanes.

Para la burguesía procesista la mitad de la población con quien por cierto cohabitan (porque decir que conviven sería demasiado decir) simplemente no existe. No ven, ni el señor Guardiola ni el aparato que lo empuja a hacer esta performance, que los estados autoritarios empiezan por borrar la cara de aquellos a quienes desprecian y luego los pasan por el cuchillo, la cámara de gas, la hoguera, la tanqueta, el fusil o lo que se tercie según la época, el lugar y la rabia. Podrían, el señor entrenador y quien le haya escrito esa basura, lavarse la boca con jabón antes de llamar estado autoritario a este que tolera, en aras de su mal entendida libertad de expresión, que suba a una tribuna y se mee en la cara de más de la mitad de los ciudadanos de Cataluña.

Muchos somos los que hoy no estamos dispuestos a admitir que sean los supremacistas quienes lloren porque se violan sus derechos, esos que se atribuyen “porque ellos lo valen” mientras nuestros hijos son inmersionados en la lengua del régimen (una otrora bonita lengua) y se les enseña con libros de historia falseados. Llevamos años oyendo el raca raca y viendo las lágrimas de cocodrilo de estos que pisan nuestras libertades y que encima tienen la certeza de su propia superioridad.

Los miramos de cerca mientras cohabitamos esta ciénaga social en que han convertido Cataluña y buscamos las virtudes que se supone que los colocan por encima de la media de todo lo bueno del mundo mundial y por más que nos empeñamos no conseguimos ver por qué han de ser los elegidos para que la comunidad internacional se tome la molestia de salvarlos de un Estado excesivamente tolerante y unos conciudadanos que salvo en la petulancia son iguales a ellos hasta en el apellido. Quizás por eso les enfada tanto no ser capaces de convencernos o en su defecto de acabar de someternos oficialmente y para siempre (por nuestro bien faltaría más) y poder llevarnos por la senda del bien de este “pueblo milenario”.

Lástima que a estos burguesitos bienestatantes, cuperos incluidos, Mariano no vaya a cortarles el internet y la señal de teléfono tres o cuatro días para que dejen de chupar del bote. Por suerte o por fortuna priman sus derechos como españoles y no es lícito hacer con ellos lo mismo que el gobierno catalán hace con más de la mitad de los catalanes para que “vean lo que es amar a Dios en tierra de indios”.

Seguimos en la ciénaga y apesta.

Literatura nacional-catalanista para niños.

La literatura para niños está en el candelero a cuenta de que alguien, ahora sí, después de que algunos llevamos años dando voces, ya ha querido enterarse de que los libros de texto  catalanes ignoran a España, hablan de Cataluña como si no fuese parte de la misma e inducen a las criaturas a crecer pensando que viven en un estado opresor.
El tema es grave cuando se trata de los libros utilizados en la escuela pero el uso de los libros infantiles como herramientas de adoctrinamiento abarca también al ámbito privado. Hay autores que escriben cuentos, publican mapas o hacen historietas con la finalidad de hacer llegar a los más pequeños el sentimiento de pueblo oprimido y con un espíritu a prueba de todo.
Como quizás durante un par de semanas el tema siga existiendo incluso para el Ministerio de Educación, presento una pequeña muestra de libros para niños que están a la venta en las librerías catalanas. Estos, en concreto, son de la librería del mausoleo nacionalista del Born (Catadisney).
La muestra no es ni mucho menos exhaustiva , sin embargo, a pesar de tratarse de libros de diferentes estilos, siguen un patrón que resulta interesante. En ellos se habla de la guerra de sucesión y del sitio de Barcelona sin mencionar en ningún momento a los austracistas ni al archiduque Carlos de Austria, aspirante a reinar en España. Los autores de los libros infantiles dividen los bandos de la guerra en borbónicos y catalanes dando a entender que catalanes solo había en el bando austracista, cuya mención se obvia.
Traduzco al español algunos párrafos seleccionados de cada texto. A continuación de cada uno añado un breve comentario en cursivas.

 

IMG_20161203_124828
Jordi Sierra i Fabra e Ignasi Blanch. 1714. Relata el sitio de Barcelona en verso. 

 

IMG_20161203_125052

 

Renuncia al trono francés y se apresura
a regalarles Menorca a cambio.
Ya es rey de toda España,
pero Cataluña lo trastorna.

Los catalanes la lucha siguen.
Valencianos y aragoneses son desaforados.
muchos van a Barcelona donde merecen
seguir integrados.

Francia y España contra Cataluña.
La historia tiene un destino.
Mientras la paz se aleja,
el final marca el camino.

 

Resulta que algunos valencianos y aragoneses merecían estar integrados con Cataluña. Es la esencia del pancatalanismo actual.

La batalla, según los autores, fue de Francia y España contra Cataluña, es decir, catalanes, según el texto,  había solo en un bando. Los austracistas, aspirantes como los Borbones a  reinar en  España no aparecen. Quizás no sea conveniente que los niños sepan que había catalanes  austracistas y borbónicos. Si se deja en franceses y españoles (malos o Borbones) contra catalanes ya hay suficiente información.

IMG_20161203_125157

Nos han sitiado Barcelona
El 25 del julio del año 13.
Piensan que han ganado,
pero será un largo sitio.

Cuarenta mil son ellos.
Nosotros apenas diez.
Desde los más jóvenes a los viejos,
No dejaremos poner ni un pie.

El  Borbón impuestos quiere cobrar.
Tiene las arcas diezmadas.
En Madrid gastan sin parar
y aquí vienen con mentiras.

Aquí se evidencia el  “Espanya ens roba” : Ya desde 1714 los borbones  le chupaban el alma a los pobres catalanes a impuestos, engañaban al “poble” y se llevaban el dinero cobrado hasta Madrid para vivir de fiesta mientras los pobres catalanes estaban sitiados.

IMG_20161203_125435.jpg

Epílogo:
El 11 de septiembre cada año
nos recuerda la diada,
que una derrota no es lamento,
sino la raíz de la patria.

Cantamos todos unidos, haciendo fuerza, (“units fent força”, frase del himno del Barça)…

Somos y seremos gente catalana,
Si se quiere como si no.
Manos unidas como en una sardana,
Siempre juntos de sol a sol.

¡Buena hozada (frase de els Segadors, himno catalán),
defensores de la tierra,
¡Otra hozada es todo lo que quiero!
Que podemos perder la guerra,
pero nunca el orgullo.

¡Buena hozada, defensores de la tierra…

¡Buena hozada, defensores de la tierra…

 

El epílogo resulta  francamente poético, patriótico, “democrático festivo y familiar”. ¿Qué mejor que usar parte del himno del Barça, icono del heroísmo catalán mezclado con unas loas a la tierra  acompañados de golpes de hoz sacados del himno catalán?

Seguro dirán que las hoces son las utilizadas por este pueblo trabajador para segar el trigo, nada de cortar cabezas  y  que lo de la tierra es mero patriotismo pacífico. Visca el Barça, somos los mejores,  y  viva la tierra libre. La hoz para quien no esté de acuerdo.

IMG_20161203_125651.jpg
Oriol Garcia i Quera. Barcelona 1714. El 11 de septiembre.

IMG_20161203_125658.jpg

Se reconoce a Felipe V como rey de España a cambio de importantes concesiones territoriales y económicas a los  estados aliados. Queda pendiente, sin embargo el caso de los catalanes…

La Resistencia

Sin respetar el pacto de Génova, los aliados retiran sus tropas de Cataluña. Mientras, el ejército borbónoico, decidido a abolir , esta vez sí, los derechos de los catalanes, va ocupando todo el principado.

Los levantamientos contra las tropas borbónicas se suceden …

Se arrasa todo el pueblo de San Quintín  de Mediona donde se asesina a todos sus habitantes. Mueren unas 800 personas,  entre hombres, mujeres, viejos y niños. Finalmente solo quedan por ocupar Barcelona, Cardona, Mallorca e Ibiza.

Los catalanes optan por vender cara su libertad y deciden resistir a pesar de que las posibilidades de victoria son nulas. Aragoneses y valencianos se adhieren a la resistencia.

De nuevo solo había catalanes en un bando, los buenos, es decir, los que no estuviesen del lado de los Borbones. Esto, además de ser mentira introduce al niño lector en la división entre buenos y malos, opresores y oprimidos y los catalanes siempre están del lado de los buenos, oprimidos y resistentes.

IMG_20161203_125830.jpg

Abajo a la derecha: Los catalanes hacen retroceder a los borbónicos, que con nuevas tropas llevan a cabo nuevos ataques…Centenares de muertos se apilan sobre el baluarte  sin que ninguno de los dos ejércitos sea capaz de doblegar al enemigo.

Se observa el mismo patrón que en los textos anteriores. Se induce al lector a la dicotomía de borbónicos y catalanes.

IMG_20161203_125957
Atlas de Cataluña desde los primeros yacimientos hasta la Via catalana. Autora: Pilarín

 IMG_20161203_130205.jpg

Cada país se señala con un personaje. El de España no es el mismo que el de Cataluña. España es Andalucía.IMG_20161203_130210.jpg

Último párrafo:

La evolución de la Unión Europea , con sus sucesivas ampliaciones hasta llegar a los veintisiete miembros situó a Cataluña en un amplio marco de relaciones políticas y económicas, donde medidas como la adopción del euro o la libre circulación de trabajadores ponían de manifiesto las enormes tranformaciones que supuso para la sociedad catalana la integración  en Europa.

Habría que buscar en los documentos fundacionales de la UE dónde aparece la integración de Cataluña como estado porque si hacemos caso a lo que cuenta la autora de este libro para niños, Cataluña es, por sí misma, parte de la unión.

A esta autora al menos habrá que agradecerle haberse integrado en la UE rápidamente ahorrándole a sus pequeños lectores el tostón de referéndums ilegales y procesos independentistas falsos,  fallidos e infinitos.

 

 

Forcadell y la banalización del nazismo

 

Después de declarar ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por promover en el Parlamento mociones ajenas a la legalidad vigente la presidenta  del Parlamento catalán, Carme Forcadell se dirigió al parque de la Ciudadela para  la conmemoración del 72 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial en Europa.

Asistieron diputados, representantes del Amical de Cataluña de los antiguos guerrilleros españoles en Francia y alumnos de un instituto de secundaria de la ciudad de Barcelona.

En su discurso Carme Forcadell dijo que el acto se hace para honrar a quienes arriesgaron sus vidas para “combatir el totalitarismo en Europa, para defender la libertad y la dignidad humana”… que “el régimen nazi exterminaba fríamente por razones religiosas, razones de identidad sexual, razones genéticas, políticas”, etc.

Presidió el el acto de hoy para recordar a los voluntarios catalanes que combatieron el totalitarismo (min. 12.05) porque  “gracias a ellos hay paz” y “por eso mismo resulta indignante que haya personas que comparen el nazismo con propuestas democráticas y pacíficas, ¡basta de banalizar el nazismo!”(min. 12.20). También recordó(min.13.40) que el Estado español sigue sin reparar sus errores franquistas, entre ellos no anular el juicio al presidente Companys (ese ángel).Recomiendo ver desde el minuto 12 hasta el final.

Es curioso que a  la premiada con la silla de la presidencia del Parlamento catalán por los favores prestados a un proyecto excluyente se le olvide justamente mencionar que el nazismo era precisamente un proyecto asesino basado en la exclusión de los “no aptos”. No  menciona en ningún momento a los judíos asesinados por los nazis y en su discurso ni siquiera se intuye que judíos y gitanos hubiesen pasado por los campos de exterminio nazi por motivos  de raza. El nazismo fue antes que todo un movimiento profundamente xenófobo que lo primero que hizo fue dividir a los ciudadanos por categorías.

Habló del regreso del fascismo en distintas formas e instó  a conservar la memoria y combatirlo. Corramos pues un tupido velo sobre las listas negras en Cataluña, sobre el hecho de que se señalen comercios y sobre la persecución de la disidencia al proyecto que esta señora representa. No sea que caigamos en banalizaciones o la memoria nos haga recordar inconveniencias. Es que también de la memoria de nuestros muertos se apropian algunos que creen que pueden decirnos si se mancilla o no su nombre.

Los combatientes catalanes y otros  españoles resistentes y muertos en campos de exterminio por motivos políticos  tienen todos mis respetos y hay que recordarlos y sobre todo hay que hacerlo limpiamente.

Forcadell ha decidido que su proyecto es pacífico y democrático y considera apropiado transportar la rabia de su encuentro con los tribunales a un acto presenciado por una sesentena de españolitos de a pie que ojalá estén enterados de quiénes y cómo murieron en esa guerra, porque doña Carme no estaba ahí para contárselos.

Hoy  un grupo de adolescentes ha tenido que oír a la presidenta de un Parlamento pronunciar un discurso flojo y desviado y han sido testigos de cómo es incapaz de dejar de mirarse al ombligo. Ellos asistían a la conmemoración del fin de la Segunda Guerra Mundial, a recibir una lección de humanidad y de historia y recibieron una pincelada de eso y una bola de orgullo patriótico catalán totalmente fuera de lugar.

En Cataluña se ha pervertido la democracia. Lo bueno y lo pacífico es lo que digan los que creen que tienen la sartén por el mango, los que se pasan por el forro la constitución de un estado democrático  levantado con 40 años de esfuerzos, renuncias, diálogo y política.  Se excluye a más de la mitad de la población  ante los ojos de un gobierno central que hace poco por evitar que esto suceda y encima hay que aguantar que una mujer que es capaz de decir que “no somos catalanes” venga a dar lecciones públicas a nuestros adolescentes sobre banalización.

No, señora Forcadell.

Bendita sea la memoria de los héroes y los asesinados por un régimen xenófobo y excluyente. No dejemos de recordar y enseñar la verdad para que no suceda nunca más. Nunca más. Nunca más. Nunca más. Nunca más. Nunca más. Nunca más. Nunca más. Nunca más.

 

 

 

 

 

Los Colaus dicen que fue peor el franquismo que el nazismo

Hoy he leído que Colau, la alcaldesa de Barcelona, Pisarello, primer teniente de alcalde y “mano que mece la cuna”, Jaume Asens, exabogado de etarras y el resto de sus aliados pretenden aprobar una declaración institucional en apoyo a la “querella argentina” contra los crímenes del  régimen franquista.

Ya se sabe que donde gobierna la izquierda radical si uno no condena el franquismo cada 3 o 4 días corre el riesgo de ser un facha y Ada no va a correr ese riesgo. La alcaldesa y su equipo han decidido ir más lejos para que a antifranquistas no les gane nadie y afirman que “el franquismo fue proporcionalmente más criminal que el nazismo” con los propios ciudadanos, con el “pueblo”.

Una está bastante harta ya de oír frases de estas  hechas  para decidir quién merece y quién no la denominación de ciudadano de un país. El equipo de Colau con su afirmación se mete en un jardín que denota bastante más de lo que hubieran querido. No los culpo, vivimos en un medio en el que nacionalistas e izquierda radical se dedican a buscar xenófobos con tal ahínco que en el intento se olvidan de mirar al espejo cada tanto.

Supongo que en esta tesitura la progresía oficial barcelonesa ha decidido que era hora de poder clasificar por niveles a las dictaduras y que la franquista es la más terrible de todas porque mataba, controlaba y reprimía gente del “pueblo”. El caso es que el nazismo les resulta menos grave que el franquismo. Supongo que en el fondo  para ellos el nazismo no mataba millones de personas de su propio “pueblo” porque  previamente se tomaban la molestia de señalar quiénes no tenían derecho  al estatus de ciudadanos porque eran razas inferiores, desviados, enfermos o merecedores de tortura o muerte por motivos políticos.

Por ejemplo, los judíos alemanes que no huyeron a tiempo porque afirmaban que ellos también “eran alemanes” para las autoridades nazis no eran “el pueblo”. Cuando un equipo de gobierno afirma que proporcionalmente el régimen franquista fue más criminal que los nazis por como trató al pueblo, por una parte escupe en la memoria de millones de muertos, y por otra, acepta tácitamente que en el Reich había “pueblo” y “no pueblo”  con lo cual,   judíos, gitanos, comunistas, homosexuales y otros merecían un trato “distinto” .

Nadie dice que lo legitimen, ¡Dios me libre de pensarlo! Pero por si acaso y a falta de muchas entendederas,  no se puede consentir que ningún representante político, para apuntarse tantos, haga esta clase de afirmaciones.  Muchas veces se habla equivocadamente de banalización del holocausto. Pues este es un verdadero ejemplo de ella.

EL MAL no se mide haciendo competencias y alguien debería decirle a doña Colau, a Pisarello, don manoquemecelacuna y compañía que menospreciar a los muertos y a los ciudadanos es de fachas.